El Yoga que practicamos en Yoga Sukha es Hatha Yoga basado en el estilo Iyengar Vinyasa.


Hata Yoga se refiere al Yoga Físico, la práctica a través de las Asanas o Posturas.
Iyengar es un método preciso en el desarrollo de cada Asana, centrándose en la alineación física.
Vinyasa es una forma dinámica de Yoga en la cual las posturas se van relacionando entre sí con un flujo continuo.

A través de los siglos se han transmitido diferentes interpretaciones de la palabra yoga. Una de ellas es “alcanzar lo que antes nos fue inalcanzable.” El punto de partida de este pensamiento consiste en saber que hoy hay algo que no podemos hacer; cuando encontramos los medios para realizar ese deseo, ese paso es yoga. De hecho, cada cambio es yoga. Cada uno de los movimientos que hacemos para alcanzar un punto a donde nunca hemos estado antes, es yoga.

El yoga también significa actuar de tal manera que toda nuestra atención esté dirigida hacia la actividad que estamos realizando ahora. El yoga intenta crear un estado en el cual siempre estemos presentes – realmente presentes – en todas nuestras acciones. Cuando ponemos atención en nuestras acciones, no somos prisioneros de nuestros hábitos.

¿Dónde y cómo empieza la práctica de yoga? Empezamos donde y como estamos ahora, lo que deba pasar, pasará.

Mientras más progresemos, más nos daremos cuenta de la naturaleza holística de nuestro ser, sabremos que estamos hechos de cuerpo, respiración, mente y demás. Muchas personas que empiezan a estudiar el yoga con la práctica de asanas (posturas) continúan aprendiendo más poses hasta que para ellos el único significado del yoga es el ejercicio físico. Podemos comparar esto con un hombre que fortalece sólo un brazo y deja que el otro se debilite. Así que no olvidemos que podemos empezar la práctica del yoga desde cualquier punto, pero si queremos ser seres humanos completos, debemos incorporar todos los aspectos y hacerlo paso a paso.
T. K. V. DESIKACHAR. “El Corazón del Yoga, Desarrollando una Práctica Personal”. Inner Traditions en Español, 1999. p. 5-7.

Yoga básico

En yoga básico practicamos y ponemos atención en los principios intrínsecos de las posturas de yoga. Una parte fundamental de la práctica básica es que el alumno sea consciente de su respiración y la utilice como herramienta para habitar las posturas y permanecer en ellas con tranquilidad y comodidad. El alumno comprende los principios básicos de alineamiento y orden en su cuerpo. 


Alineamiento restaurativo y Yin yoga

Muchos de nuestros movimientos cotidianos suceden de manera mecánica y por eso creamos tensión en nuestros músculos y articulaciones. Dichos movimientos mecánicos crean patrones posturales que generan lesiones repetitivas. En las clases de alineamiento restaurativo mantenemos posturas pasivas que alinean o hacen espacio en el cuerpo para el funcionamiento óptimo de nuestros sistemas. Relajar los músculos rígidos puede crear sensaciones desagradables. Soltar la tensión puede ser tan difícil como usar la fuerza. Observar este proceso sin reaccionar es la parte meditativa del alineamiento restaurativo y el Yin yoga. Esta clase está abierta a cualquier edad. En esta clase puedes esperar estados profundos de relajación que propician que tu cuerpo se regenere y restablezca su energía.

Vinyasa

La profundización de los principios de alineación, el cuidado y atención a la técnica durante las clases de la semana, se integran en una clase fluida y dinámica, continua y suave. El Vinyasa es el tejido entre posturas, dando como resultado un forma de danza energética, donde la respiración es el hilo conductor.